Untitled Document
Última actualización: Dic 09, 2018

Papa Francisco: Si la persona se siente amada, la sombra de la eutanasia desaparece

Increase font size Decrease font size

El Papa Francisco alentó este lunes 1 de octubre a quienes cuidan de los enfermos a amarlos y respetarlos siempre, para hacer así que “la sombra de la eutanasia” desaparezca, una práctica que se quiere legalizar en varias partes del mundo. “Si la persona se siente amada, respetada, aceptada, la sombra negativa de la eutanasia desaparece o se hace casi inexistente, pues el valor de su ser se mide por su capacidad de dar y recibir amor, y no por su productividad”, dijo el Santo Padre en su discurso a los participantes del IV Seminario sobre la Ética en la Gestión de la Salud que se realiza en el Vaticano hasta el 5 de octubre. Tras resaltar la importancia de los cuidados paliativos, el Pontífice denunció que “estamos viviendo casi a nivel universal una fuerte tendencia a la legalización de la eutanasia. Sabemos que cuando se hace un acompañamiento humano sereno y participativo, el paciente crónico grave o el enfermo en fase terminal percibe esta solicitud”. Esto es posible, destacó, pese a la crisis económica actual, ya que ante los enfermos graves o crónicos es necesario abrir “nuestro corazón para acoger un don maravilloso”. El Pontífice propuso para la reflexión tres palabras: milagro, cuidado y confianza. Sobre la primera, explicó que si bien “no se puede hacer milagros” cuando hay pocos recursos, es necesario recordar que “un milagro no es hacer lo imposible; el milagro es encontrar en el enfermo, en el desamparado que tenemos delante, a un hermano”. “Estamos llamados a reconocer en el receptor de las prestaciones el inmenso valor de su dignidad como ser humano, como hijo de Dios. No es algo que pueda, por sí solo, deshacer todos los nudos que objetivamente existen en los sistemas, pero creará en nosotros la disposición de desatarlos en la medida de nuestras posibilidades y, además, dará paso a un cambio interior y de mentalidad en nosotros y en la sociedad” De este modo, continuó, se crearán las estructuras adecuadas para la atención de las personas, teniendo en cuenta que “el principio inspirador de este trabajo no puede ser otro que la búsqueda del bien. Este bien no es un ideal abstracto, sino una persona concreta, un rostro, que muchas veces sufre”. Sobre el “cuidado”, el Papa explicó que “curar a los enfermos no es simplemente la aséptica aplicación de medicamentos o terapias apropiadas. Ni siquiera su sentido primigenio se limita a buscar el restablecimiento de la salud. El verbo latino ‘curare’ quiere decir: atender, preocuparse, cuidar, hacerse responsable del otro, del hermano. De eso tendríamos que aprender mucho los ‘curas’, pues para eso nos llama Dios. Los curas estamos para cuidar, curar”. En ese sentido, dijo que la Nueva Carta de los Agentes Sanitarios (NCAS) es “un elemento que puede ayudar en el diálogo entre las iniciativas y proyectos privados y estatales, nacionales e internacionales. Este diálogo y trabajo conjunto enriquece concretamente las prestaciones de salud y sale al encuentro de tantas necesidades y emergencias sanitarias de nuestro pueblo latinoamericano”. Sobre la confianza, Francisco dijo que lo más importante es alentar “la confianza del propio enfermo en sí mismo, en la posibilidad de curarse, pues ahí estriba gran parte del éxito de la terapia”. En su discurso, Francisco dijo que es importante que el trabajador de la salud confíe en el entorno médico en el que se desenvuelve, e indicó que para un enfermo “ponerse en las manos de una persona, sobre todo cuando está en juego la vida, es muy difícil; sin embargo, la relación con el médico o enfermero se ha fundamentado siempre desde la responsabilidad y la lealtad”. “Hoy, por la burocratización y complejidad del sistema sanitario, corremos el riesgo de que los términos del ‘contrato’ sean los que establezcan esa relación entre el paciente y el agente sanitario, rompiendo de esta manera esa confianza”, alertó. “Los animo en su tarea de llevar a tantas personas y a tantas familias la esperanza y la alegría que les falta. Que nuestra Virgen santa, Salud de los Enfermos, los acompañe en sus ideales y trabajos, y Ella que supo acoger la vida, Jesús, en su seno, sea ejemplo de fe y de valentía para todos ustedes”, concluyó el Papa.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS