Untitled Document
Última actualización: Nov 14, 2018

Obispos de Nicaragua piden a Gobierno detener ataques contra población de Masaya

Increase font size Decrease font size

El Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo Brenes, pidió al Gobierno de Nicaragua y a la policía nacional que cesen los ataques contra la población de la ciudad de Masaya, iniciado el 19 de junio. “Sacerdotes de la zona de Masaya han informado a Su Eminencia Cardenal Leopoldo José Brenes sobre ataques que están realizando antimotines y paramilitares en la ciudad de Masaya, en donde ya se reportan heridos”, denunció la Arquidiócesis de Managua en su página de Facebook. “El Señor Cardenal Brenes hace un llamado al gobierno y a la policía nacional a dar la orden de no seguir atacando a la población. Así mismo el Arzobispo se une en oración por este querido pueblo de Masaya”, agregaron. También el Obispo Auxiliar de Managua, Mons. Silvio José Báez, expresó su dolor por los ataques sufridos por la población de Masaya. “Esta mañana hice lo que pude por evitar más dolor y muerte a mi querida Masaya. Todo fue inútil. No me quedó más que rezar y llorar. ¡Los que han asesinado a gente desarmada y han sembrado terror en Masaya, y quienes los mandaron a hacer eso, sientan vergüenza de ustedes mismos!”, expresó en su cuenta de Twitter. Según la prensa local, el Gobierno mandó policías y paramilitares a Masaya luego de que sus habitantes declararan a la urbe “territorio libre del dictador”, en alusión a Daniel Ortega. Según informó el periódico La Prensa, estos grupos ingresaron a la ciudad en la mañana del martes mientras disparaban “a matar” contra los jóvenes que estaban atrincherados en barricadas. Los barrios Fox, San Carlos, 19 de Julio, San Jerónimo y San Miguel y el sector del parque central de Masaya fueron escenarios de los enfrentamientos. Un joven de Masaya dijo a La Prensa que en el ataque lanzado por el Gobierno de Ortega intervinieron francotiradores que usaban balas explosivas y que la policía portaba fusiles AK-47. A las 3:00 p.m. (hora local) hubo una tregua, periodo que emplearon los ciudadanos en reforzar las barricadas. En la noche la policía y los paramilitares reanudaron la represión e incendiaron un hotel. Los medios locales recogieron el informe de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), que reportó que el ataque dejó unos seis muertos y más de 30 heridos. En las redes sociales miles de usuarios difundieron un video que muestra a una mujer pidiendo ayuda a gritos para levantar un cadáver, identificado como Marcelo Mayorga, mientras que los oficiales se limitan a mirarla. La Prensa señaló que unos jóvenes se acercaron y se llevaron al muerto en una hamaca improvisada. A través de Twitter, Mons. Báez pidió al régimen de Ortega y a la policía que se detengan porque “más muertos y detenidos lo único que hará es estancar más la solución pacífica a este conflicto y dañar más la imagen del Gobierno ante la comunidad internacional”. También aseguró que “Organismos Internacionales están enterados del ataque a Masaya”. En ese sentido, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, condenó desde su cuenta de Twitter “cualquier tipo de ataque que atente contra la vida y la seguridad de los habitantes de Ticuantepe, Nindirí, Masaya y Los Pueblos Blancos”. Este 20 de junio Mons. Baez indicó que “la Unión Europea, el Alto Comisionado de las ONU para los Derechos Humanos y el MESENI y la asistencia técnica de la CIDH para la Comisión de Verificación y Seguridad, han informado a los Obispos de Nicaragua haber recibido oficialmente las respectivas invitaciones del Gobierno”. Ayer el Obispo Auxiliar de Managua había pedido al régimen “voluntad política” para seguir con la mesa de diálogo. “Esto no es un juego, esto es serio para el futuro de Nicaragua. Aquí no se pueden seguir asesinando más personas”, indicó el Prelado.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS