Untitled Document
Última actualización: Abr 23, 2018

El Papa anima a los sacerdotes a cuidar los momentos de silencio durante la Misa

Increase font size Decrease font size

En su catequesis de este miércoles 10 de enero durante la Audiencia General celebrada en el Aula Pablo VI del Vaticano, el Papa Francisco reflexionó sobre la importancia del silencio en la liturgia de la celebración eucarística e invitó a los sacerdotes a cuidar esos momentos: “Recomiendo vivamente a los sacerdotes que observen este momento de silencio, que sin quererlo podemos arriesgarnos a descuidar”. El Santo Padre meditó sobre el canto del “Gloria” y la oración de la colecta en la celebración de la Misa, y se centró en el significado de los momentos de silencio. “En la liturgia, la naturaleza del santo silencio depende del momento específico”, afirmó. Explicó que, durante el acto penitencial, ese silencio ayuda al recogimiento, mientras que tras la lectura o tras la homilía el silencio llama a meditar brevemente sobre aquello que se ha escuchado. Asimismo, después de la comunión, la oración favorece la oración interior de agradecimiento. Por otra parte, “antes de la oración inicial, el silencio ayuda a recogerse en nosotros mismos y a pensar por qué estamos ahí”. El Santo Padre destacó la importancia de escuchar nuestro ánimo y de abrirlo después al Señor: “Tal vez hemos tenido unos días de cansancio, de alegría, de dolor y queremos compartirlo con el Señor y pedir su ayuda, o pedirle que permanezca cercano a nosotros”. Puede que “queramos pedirle por familiares o amigos enfermos, o que estemos atravesando pruebas difíciles”, o simplemente “pedirle por la Iglesia y por el mundo. Para eso sirve el breve silencio antes de que el sacerdote, recogiendo las intenciones de cada uno, dirija en Voz alta a Dios, en nombre de todos, la oración común que concluye los ritos de introducción, y haciendo la ‘colecta’ de las intenciones individuales”. “El silencio –continuó– no se reduce a la ausencia de palabras, sino en la disposición a escuchar otras voces: la de nuestro corazón y, sobre todo, la voz del Espíritu Santo”. “Precisamente, del encuentro entre la miseria humana y la misericordia divina toma vida la gratitud expresada en el ‘Gloria’, ‘un himno antiquísimo y venerable mediante el cual la Iglesia, reunida en el Espíritu Santo, glorifica y suplica a Dios Padre y al Cordero’”, explicó el Pontífice citando el Misal Romano. “Podemos decir que el ‘Gloria’, cantado o recitado el domingo, excepto en el tiempo de Adviento y de Cuaresma, y en las solemnidades y fiestas, constituye una apertura de la tierra hacia el cielo, en respuesta a la inclinación del cielo hacia la tierra”. Recordó que “tras el ‘Gloria’, o también cuando éste no hay, tiene lugar el Acto penitencial. El rezo toma forma particular en la oración denominada ‘colecta’, por medio de la cual se expresa el carácter propio de la celebración, variable en función del día o del tiempo del año”. Además, destacó que “el Acto penitencial nos ayuda a despojarnos de nuestras presunciones y a presentarnos ante Dios como realmente somos, conscientes de ser pecadores, en la esperanza de ser perdonados”. “Con la invitación de ‘oremos’, el sacerdote exhorta al pueblo a recogerse con él en un momento de silencio con el fin de tomar conciencia de estar en presencia de Dios y de hacer surgir en cada uno, en su propio corazón, las intenciones personales con las cuales participa en la Misa”. Finalmente, invitó a que este silencio reflexivo se extienda más allá de la Misa: “En el rito romano las oraciones son concisas, pero ricas de significado”. Por ello, animó a “volver a meditar los textos fuera de la Misa”, pues “puede ayudarnos a aprender cómo dirigirnos a Dios, qué pedirle y qué palabras usar”.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS