Untitled Document
Última actualización: Nov 20, 2017

¿Qué reza un exorcista diariamente para protegerse del demonio?

Increase font size Decrease font size

La vida de un sacerdote exorcista es una lucha constante contra la acción del demonio en la que la oración es el medio fundamental de combate. ¿Qué reza un exorcista? A esta pregunta responde para ACI Prensa el P. Doriam Rocha Vergara, uno de los sacerdotes más jóvenes del mundo dedicado a este ministerio y que tiene en su haber más de 300 exorcismos realizados en poco más de 7 años. El sacerdote de 37 años de edad, Párroco de la iglesia La Inmaculada Concepción en la diócesis colombiana de Valledupar, contó que, en general, “recibo muchos ataques. Los días que no hago exorcismos duermo bien y vivo bien. Sin embargo, los días que tengo sesiones son noches difíciles. Primero, siento una pesadez física y mucho sueño. Enseguida tengo que ir al Santísimo. Me cargo de tal manera que me pongo a la defensiva, el rostro se me desfigura como si tuviera rabia, me quedo sin voz”. Ante la acción del demonio que obra tentando, provocando cambios de ánimo, enfermedad e incluso moviendo objetos, el sacerdote explicó que a veces le toca hacer “autoexorcismos”, que son oraciones que rezan los exorcistas para protegerse. “Me toca utilizar los sacramentales, cuidarme de no recibir nada que me manden de la calle. En las noches no puedo dormir, me da taquicardias, se encienden las luces y otra cantidad de cosas”, continuó. El P. Rocha nació el 14 de agosto de 1980 en el pueblo de María Angola, ubicado en el departamento del Cesar. Estudió el curso de liberación y exorcismo en el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum en Roma, Italia, y luego hizo una especialización en ángeles y demonios. “Los exorcistas que conozco realizan un exorcismo por semana. Yo los tengo permanentemente debido al sufrimiento de la gente”, relata. “Si me preguntan ¿qué me llevó a ser sacerdote? Yo respondo: el ver sufrimiento de la gente. Yo no podría dormir tranquilo sabiendo que un alma se está perdiendo y el demonio está destruyéndola”, sostuvo. Su vida espiritual El presbítero asegura que no ve televisión en su cuarto, no tiene computadora, no bebe alcohol ni consume tabaco, y que las vestiduras clericales lo ayudan siempre en su misión porque “un sacerdote no solo debe serlo, sino también parecerlo, como dice el dicho”. El exorcista de Valledupar se levanta a las 4:00 a.m. e inmediatamente reza un Rosario, a las 5:00 a.m. lleva una rutina de ejercicio. A las 6:00 a.m. reza el oficio solo o en compañía de otros sacerdotes; a las 6:30 a.m. reza laudes e inmediatamente después celebra la Eucaristía. “No hay ningún solo día en mi vida que no celebre la Eucaristía, con el pueblo o solo. Al lado de mi cuarto tengo una capilla, un oratorio donde está el Santísimo y la presencia de la Santísima Virgen María”, precisó. Luego del desayuno, el presbítero se dedica atender a las personas, “que pueden ser entre 14 y 20 diariamente”. “A las 12:00 p.m. rezo el Ángelus, a las 3:00 p.m. rezo la coronilla de la Divina Misericordia, a las 5:00 p.m. rezo las vísperas y a las 6:00 p.m. celebro la Misa de nuevo. Luego de eso estoy con las comunidades. Al finalizar rezo el Rosario nuevamente. Puedo rezar entre 3 a 4 rosarios diarios. Luego, voy directo al Santísimo Sacramento”, indicó. El P. Rocha especificó que esa rutina sucede en un día normal, “porque los jueves hay exposición al Santísimo tanto en la mañana como en la tarde”. “Cuando yo no puedo dormir en mi cuarto, duermo en el Santísimo. Antes de dormir cada día rezo las completas”, concluyó. Un llamado El sacerdote considera que Dios le ha concedido un don especial: cuando era un seminarista, él oraba y “la gente caía y se liberaba”. “A mí me daba miedo, primero que le vayan a decir al obispo, y segundo que no sabía que pasaba. Dios me había concedido el don de la sanación y la liberación”, aseguró. Después de ese suceso, el entonces aspirante el sacerdocio habló con un exorcista que le aseguró que Dios le estaba mostrando lo que quería para su vida. “Empecé a leer libros y prepararme. Luego, nombraron un exorcista oficial en mi diócesis. Le dije al Obispo la experiencia que había tenido en el pueblo y me dijo que lo primero que tenía que hacer era una carrera de santidad: que ayude al padre, al exorcista y haga carrera en santidad. Hace 7 años me concedió la gracia de ser exorcista y pertenezca a la Asociación Mundial de Exorcistas”, relató el presbítero. El P. Doriam dijo que, a los 30 años, se sentía muy joven para dedicarse al ministerio del exorcismo pero que, si el Obispo le concedía esa facultad, entonces debía hacerlo: “si Dios quiere que sea instrumento de gracia, un instrumento de paz y de salvación, para liberar y ayudar a tanta gente, allí donde muchos de mis hermanos sacerdotes no creen, allí estaré”. Para concluir, el sacerdote dijo que un buen exorcista necesita concentrarse en cinco aspectos: lo primero, “que sea humilde y que reconozca que no tiene ningún poder y todo viene de Dios. Segundo, que sea obediente a su Iglesia, a su obispo, a sus superiores. Tercero, que en su vida haya orden, vida de gracia, vida de oración, vida de santidad. Cuarto, que en su vida haya disciplina para comer, hablar, hacer los quehaceres cotidianos. Por último, el servicio que se presta. Si uno se dedica a la cura de almas, cúrate tú primero, no vaya a ser que curar la de muchos te terminas perdiendo”.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS