Untitled Document
Última actualización: Ago 18, 2017

Cardenal invita a sacerdotes a vivir según los 4 pilares que guiaron al Santo Cura de Ars

Increase font size Decrease font size

El Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, Cardenal Fernando Filoni, celebró este 4 de agosto la Misa por la fiesta de San Juan María Vianney en la localidad de Ars (Francia), desde donde animó a los presbíteros a vivir inspirados en los cuatro pilares que guiaron la vida del patrono de los sacerdotes. En su homilía, el Cardenal Filoni indicó que el también conocido como Santo Cura de Ars “sabía que para ser un buen pastor, era necesario vivir y caminar en la gracia santificante”. Recordó que este santo vivió una infancia difícil marcada por su dificultad para el aprendizaje, pero también por el apoyo de su familia, numerosa y pobre, especialmente de su padre, quien “lo animó y lo acompañó en los primeros años de vida pastoral”. Destacó que el Cura de Ars se santificó a través de “la oración, la penitencia y la humildad”. En ese sentido, invitó a los sacerdotes a seguir el ejemplo de San Juan María Vianney que “construyó una casa” basada en los pilares de la humildad, la pobreza, la obediencia y la castidad. “Estas virtudes fueron constantes compañeras de vida, con ella dialogaba y de ellas consiguió ayuda en su recorrido humano a lo largo de 73 años”, expresó en la Misa celebrada en la iglesia Nuestra Señora de la Misericordia, que fue construida en 1959 para conmemorar el 100° aniversario de la muerte del Santo Cura de Ars. El Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos rescató que la amistad del Santo Cura de Ars con Jesús “fue de una dimensión constante de toda su vida. De las enseñanzas de Jesús extrajo lecciones e inspiración de vida durante los 40 años de ministerio sacerdotal que ejerció en este pueblo”. También recordó que “su oración, simple y profunda, era con total amor filial a María”, Por otro lado, con ocasión de la fiesta de este santo, el Obispo de Belley-Ars, Mons. Pascal Roland, difundió un mensaje a través del sitio web de la Conferencia Episcopal de Francia donde indicó que “Juan María Vianney siempre supo que el campo de batalla, donde se libran las batallas más decisivas, es el corazón humano”. Al respecto destacó la importancia de la confesión, que fue el gran carisma de este santo ya que pasaba entre dieciséis a dieciocho horas diarias confesando a la gente. “La misericordia es el único baluarte eficaz contra el misterio del mal. Detiene su propagación. Este sacramento da una gracia en el corazón a quien busca el perdón”, manifestó Mons. Roland. En la Diócesis de Belley-Ars, el 3 de agosto Mons. Roland celebró una Misa por las vocaciones sacerdotales en la casa de retiro San Juan Pablo II. También hubo una vigilia de adoración y confesiones en la Basílica de Ars, donde se conserva el cuerpo incorrupto del santo. El 4 de agosto, además de la Misa presidida por el Cardenal Filoni, se realizó una procesión con una reliquia del Santo Cura de Ars.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS