Untitled Document
Última actualización: Nov 22, 2017

Este Arzobispo cuenta cómo el anhelo de manejar el auto de su padre lo cambió para siempre

Increase font size Decrease font size

El Arzobispo de Los Ángeles en Estados Unidos, Mons. José Gómez, contó una anécdota de su adolescencia sobre cómo las ganas de conducir el auto de su padre lo llevaron a tomar una decisión que cambiaría su vida. El Prelado compartió su testimonio el lunes 3 de su julio durante su intervención en la Convocatoria de Líderes Católicos “La alegría del Evangelio en América”, que se realiza en la ciudad de Orlando, Estados Unidos, del 1 al 4 de julio. Mons. Gómez afirmó que cuando tenía 16 años, “una de las razones por las que comencé a ir a Misa diaria fue porque era la única manera para que mi padre me permitiera conducir su auto”. “Le decía: ‘quiero salir con mis amigos’. No había carro. Le decía: ‘quiero ir a Misa’ y él me respondía: ‘toma las llaves’”, comentó. “Honestamente, cuando reflexioné sobre mi vida, tomar esa decisión de ir a Misa cambió mi vida. Miren donde estoy ahora”, afirmó el Prelado. También contó que en su conversión influyeron la vida de piedad de sus padres y el hecho de haber estudiado en colegios católicos. El Arzobispo de los Ángeles compartió esta anécdota para explicar que asistir a Misa es una de las prácticas que ayudan a profundizar la relación con Jesús para así poder salir al encuentro de aquellas personas que viven “en la periferia espiritual”, es decir en el sufrimiento y en la soledad. “Estos tiempos nos piden hacer cosas más grandes porque junto con la globalización, hemos sido testigos de la agresiva descristianización de nuestra sociedad. Las elites que gobiernan nuestra sociedad están tratando deliberadamente de hacer que no recordemos nuestras raíces cristianas y deconstruir todo lo que se edificó en esas raíces”, manifestó. Por ello, Mons. Gómez indicó que para responder como Iglesia a esta realidad hay que “profundizar nuestro amor por Jesucristo y la comunión con Su misión”. En ese sentido explicó que para crecer en santidad y poder servir a Dios, hay que “continuar poniendo en práctica esas hermosas tradiciones y devociones que tenemos en nuestra fe católica: la oración, la lectio divina, la adoración eucarística, el sacramento de la reconciliación, la Misa diaria y el Rosario diario”. “Estas hermosas prácticas en nuestra vida personal nos ayudan a crecer como discípulos misioneros. Mientras crezcas más en la oración, serás más atraído a las periferias para servir a los demás”, comentó. Mons. José Gómez, de origen mexicano, lidera actualmente la arquidiócesis más grande de Estados Unidos, con unos cinco millones de católicos. El Prelado nació en 1951 en Monterrey, México, y fue ordenado sacerdote del Opus Dei en 1978. Entre 2001 y 2005 fue Obispo Auxiliar de Denver; y del 2005 al 2010 fue Arzobispo de San Antonio en el estado de Texas. En el 2010 fue nombrado Arzobispo Coadjutor de Los Ángeles y un año después asumió el liderazgo de esa arquidiócesis. Además, desde fines del 2016 es vicepresidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos. Es reconocido por su trabajo pastoral para promover una mejor reforma migratoria, las vocaciones al sacerdocio; y por su incansable servicio en defensa de la vida y la familia.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS