Untitled Document
Última actualización: Abr 22, 2019

Patriarca del Líbano convoca a un pacto de honor entre cristianos y musulmanes para salvar al país

Increase font size Decrease font size

Patriarca Béchara Boutros Raï (Foto AICA)

El patriarca Béchara Boutros Raï, de la sede patriarcal de Bkerké, presentó ayer, jueves 6 de febrero, un documento titulado “Carta nacional” para frenar, antes de que sea demasiado tarde, la situación de crisis que afecta gravemente al país. El texto, de 12 páginas divididas en 4 capítulos, es el fruto del trabajo que comenzó en agosto del año pasado y se trata de una radiografía de los males que afligen al país, preparado por diferentes obispos, políticos e intelectuales maronitas (católicos). “La situación actual es muy grave”, explicó el Patriarca durante el acto de presentación, “y amenaza a la esencia misma del Líbano. La Iglesia no puede permanecer con los brazos cruzados frente a esta crisis”. En el documento la Iglesia maronita reivindica su papel de custodio de la identidad libanesa, garante de una nación que en el Medio Oriente afectado por los sectarismos puede sobrevivir solamente si rigen en ella la convivencia entre los cristianos y los musulmanes y el diálogo entre las diferentes comunidades confesionales. Es por ello que este pronunciamiento convoca a un “nuevo pacto de honor” dirigido a todos los líderes cristianos y musulmanes (shiítas y sunitas) para seguir creyendo en el Líbano. En el documento se analizan con detalle todas las circunstancias que amenazan la continuidad del pacto nacional. Entre ellas, la Iglesia maronita denuncia el insistente intento de marginar a los cristianos de la vida política y en la sociedad civil. Una presión que pretende alterar las porciones de representación y de poder político reconocidas para los cristianos por la compleja arquitectura institucional. Esta estrategia se apoya en la expropiación de las tierras de los cristianos para favorecer a los grupos económicos musulmanes (cuya sede, a menudo, se encuentra en el extranjero). Según la Iglesia maronita, para no poner en riesgo la existencia del país, es necesario que el Líbano se mantenga alejado de cualquier alineación con ejes geo-políticos regionales e internacionales que alimentan la inestabilidad de todo el Medio Oriente. “La mejor solución para preservar la diversidad es la neutralidad del Líbano, bajo la protección del ejército y de las fuerzas de seguridad”, subraya el texto. La “neutralidad” libanesa es una condición que debe ser conservada y debe, incluso, ser reivindicada para evitar tomar partido en los conflictos en curso, empezando por la crisis siria. El frágil equilibrio sobre el que todavía se sostiene la convivencia en el país de los Cedros se desmoronaría fácilmente si en el Líbano llegaran a prevalecer las contraposiciones sectarias. Por este motivo, repite insistentemente el documento (aludiendo claramente a los shiítas de Hezbollah), ningún partido y ninguna fracción pueden contar ni con ejércitos ni con milicias propias. El uso de las armas debe ser una prerrogativa reservada al ejército nacional y a las fuerzas de seguridad. Entre los males endémicos de la sociedad libanesa, la “carta nacional” redactada por los maronitas denuncia el clientelismo y la corrupción asfixiante. Frente a la parálisis institucional y política que provocaron los ostracismos recíprocos de los dos bloques que se enfrentan en el país (la coalición “del 8 de marzo” y la del “14 de marzo”). Según la Iglesia maronita la única solución es la de un gobierno de emergencia que involucre a todas las partes y que guíe al país hacia las próximas elecciones presidenciales (previstas para mayo) y políticas. De esta manera se podría cancelar la posibilidad de que los peligrosos vacíos de poder se dilaten. Se debe poner un alto a la masacre de las recíprocas acusaciones de traición con las que ambas coaliciones tienen secuestrada la situación política. Solo si se ven involucrados, con lealtad, todos los elementos de la sociedad libanesa, concluye la “carta nacional” propuesta por los maronitas, se podrán poner en marcha procesos y reformas capaces de garantizar la supervivencia de la anomalía libanesa en medio de las infinitas convulsiones del Medio Oriente.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS